RECITAL POÉTICO - POEMARIO CRISTINA LACASA

Con la presencia de la autora y del periodista Manolo Molina

Intérpretes:

Cristina Guallar
Carmel Guallar
Mari Cruz Nevot
Alejandro Olmo
Jordi Vivas

Miércoles, 10 de diciembre de 2008, a las 19 horas.
Sala de actos de Ibercaja ( 3ª planta )
Lérida

ENTRADA LIBRE

HOGUERA, MANANTIAL Y PARAISO



UNA IMAGEN TOTAL DEL UNIVERSO

Hay un tiempo de siembra, la labranza
puso a la tierra en trance, y en barbecho
esperó a la semilla; trecho a trecho
dispuesta a la acogida y la alianza.

Un tiempo de cosecha y de bonanza,
ya Salomón lo dijo; un derecho
y un deber; un perjuicio y un provecho,
un trabajo que agobia y una holganza.

En ese tiempo dual nos encontramos,
mas tántricos y puros nos amamos
bajo el fulgor sin sombra de los dioses.

Entre ambos no hay distancias ni hay adioses.
Somos cuerpo y esencia en este verso;
una imagen total del Universo.


DESPERTANDO LA ROSA Y EL INSTANTE

Portada: Mandala de la alegría, de Concha Candelas



(...) Al final de este recuento de amor, la hablante lírica se pregunta si halló la "rosa tan buscada", la que ha venido marcando su biografía poética, si experimentó "el instante que cruza los espejos", atravesando los reflejos hasta penetrar en el núcleo de la verdad. El poema que cierra esta colección así parece confirmarlo. Como en la física cuántica la luz puede ser onda y partícula a la vez, la hablante, por el amor, ha logrado una misma fusión de instante con eternidad, de espacio y tiempo, del yo y el tú.

En esta colección, Cristina Lacasa confiesa la maravilla que puede ser el encuentro con el amor, en la más alta acepción de ese sentimiento, que ella denomina "vigía sideral", en su intemporalidad a todos los efectos, siempre único y sorprendente en la experiencia de cada uno, aunque se trate de un fenómeno repetido en muchos y a lo largo de la historia. También ella declara que "Sólo el amor es escalón del Cielo".
Hay un gran júbilo en estos versos y la proclamación de que así como en la física cuántica no es posible determinar a la vez y con exactitud el momentum y la posición de partículas, la costumbre y el determinismo no son absolutos ya que con toda probabilidad la rosa florecerá haciendo eterno el instante efímero.

(Fragmento del Prólogo de Candelas Gala)

Candelas Gala
Charles E. Taylor Professor of Romance Languajes
Wake Forest University




Candelas Gala ocupa la cátedra Charles E. Taylor en el Departamento de Lenguas y Literaturas Románicas de la Universidad Wake Forest, Carolina del Norte, EE. UU., del cual ha sido también directora durante el período de 1996 a 2005. Es autora de varios libros y numerosos ensayos sobre la poesía de Federico García Lorca, la poesía escrita por mujeres poetas del siglo XX, y sobre la generación de 1927, en general.


LA MÚSICA



La música es candor y es añoranza
del cielo y de sus ángeles; es dado
de tornasoles múltiples; alado
potencial, del milagro remembranza.

La música es hermana de la danza
y al ruiseñor excelso le ha otorgado
el más hermoso canto. En lo sagrado
comulga, redoblando la alianza.

La música transfiere a las esferas
el don de su armonía, su secreto
onírico, que amansa hasta a las fieras.

La médula enaltece del sonido,
de la Belleza es fúlgido decreto,
del éxtasis corcel, corona y nido.

Cristina Lacasa

MAYA










Tú siempre estás conmigo, me acompañas
con tu latido adicto. Tu presencia

es un bálsamo, presto
a aliviar soledades.
Maya te llamo y llegaste a mí
tras, en tu corta vida, haber sufrido
de bárbaro abandono.
Maya que es ilusión en un idioma
sagrado y legendario.
Y para mí tú, Maya,
sí eres ilusión
mas no irrealidad.

Tus despiertos sentidos al servicio
de una total defensa

de nuestro territorio, acreditan
tu linaje de can, esa conciencia
sutil de comprender a un ser humano.
Te mueves con presteza, amas los viajes,
y te emocionas cuando vuelvo a casa,
regreso que esperaste con paciencia,
pero con tu impagable alerta a punto.
Eres braco alemán por raza, eres
femenina y muy dulce por tu género.

Nunca podré pensar que eres mentira,
un espejismo por llamarte Maya,
porque ilusión también es esperanza
que embellece la vida.
Tu certitud palpable
(si bien es temporal, como es el mundo
que nos sustenta a todos),
derrama arrobo y júbilo.
Tu mirada translúcida me ampara
en toda luz, de día o de noche.

Eres feliz ahora y lo agradeces
con todas las potencias de tu ser,
que se vuelca a mi paso a cada instante
para decirme en tu lenguaje único
que tu amor es tan grande e irradiante
como el fulgor de un astro.

Cristina Lacasa



ENCUENTRO










Te encontré y me encontraste en el sendero

cuando una buena parte de la vida,
con los dados marcados, su partida
había prolongado. Yerto acero.

Yo paciente esperaba en el otero,

del encuentro el milagro, una salida
que me llevase al cielo; enardecida
te vi llegar de pronto: un gran viajero.

Viajabas incansable por las rutas
de Aragón, con sus ríos y sus frutas.
En tu equipaje grávido tus ciencias.

Encendimos antorchas en la tarde

y, de ese fuego sin hacer alarde,
fue un raudal nuestra charla de vivencias.



Cristina Lacasa

LOS HILOS INVISIBLES


Hay hilos invisibles que nos unen:
el Alcanadre, Sariñena, el pulso
de una tierra tan recia como noble.
El nombre de María en nuestras madres;
la Virgen del Pilar siempre presente
en la familia; el Pueyo, el Pirineo
regentando escarpados miradores,
desde Ordesa a Benasque, con su Aneto,
y Panticosa, impresionante y fúlgida.

El viaje semanal, para nutrir
nuestros anhelos con el pasto ansiado
y poder recibir del sol el ósculo
bravío, sin desplomes ni ataduras.
El cierzo con sus huestes, atacando
toda impureza y polución, el báculo
de los fuertes aromas de los montes
abatiendo nostalgias.


Y, sincronías redoblando pálpitos,
el manantial de la Paúl prolonga
su casto beso de agua hasta la calle
donde se alza la casa
de mis antepasados.
Cuando también tu identidad es Paúl,
tierna impronta legada por tu madre.


Dije Benasque y pude decir otro
nombre de población que el Pirineo
aragonés cobija. Luego supe
que tu raíz paterna se hizo árbol
allí precisamente, en que reposan
junto al Esera huesos de tu estirpe.
Ellos desde la fuerza de la herencia
te convocan a amar aquel paisaje,
sueño de Eternidad, el esplendor
de su cielo, la nieve culminante
de nitidez; las múltiples cascadas,
con Batisielles, hontanar de magia;
las cándidas auroras
despertando a las cumbres.


La música en sonidos inefables;
la cristalina lengua, otro prodigio
musical, donde hallara
Juan de la Cruz sustento y a su mística
confirió un alto grado de belleza.
Servet, los Argensola, otros ilustres
hijos, de antes y ahora,
que escapando a los límites
de un territorio, inmarcesibles honran
horizontes más amplios.
María Moliner y el monumento
que con palabras erigió, inmortal.
Ballobar y sus ripas milenarias
y el encuentro imprevisto aquella tarde.

Hay otros hilos misteriosos, lábaros
que orbitan herra y aire,
circulan por los ríos y propulsan
hacia un cósmico fuego
dos latidos hermanos.

Cristina Lacasa
Marzo de 2005
Viernes Santo

Amigos de Cristina Lacasa, con otras personas, asistentes al acto de presentación de su libro "Despertando la rosa y el instante".

PRESENTACIÓN DE JARDÍN MINERAL - V (Ballobar)







Las autoras del libro, en la presentación del mismo en Ballobar.
Cristina Lacasa y Antònia Palau
(Fotografía de Javier Foncillas)


CRISTINA LACASA Y ANTONIA PALAU UNEN SU ARTE EN UN LIBRO DE POEMAS
Presentación en Ballobar de "Jardín Mineral V, cristales y poemas"


BALLOBAR - El pasado 6 de diciembre, festividad de la Constitución, tuvo lugar en el salón de actos del Ayuntamiento de Ballobar la presentación del libro titulado "Jardín Mineral V. Cristales y Poemas". acto en el que estuvieron presentes sus autoras, Antonia Palau y Cristina Lacasa. Esta actividad literaria estuvo muy concurrida y fue del agrado de los numerosos vecinos que se dieron cita en el mismo, y que llenaron el citado local. Dicho libro es un trabajo muy especial, en el que se combina la poesía de Cristina Lacasa y los trabajos de la ceramista Antonia Palau. El acto comenzó con la proyección de un documental que recogía las mejores fotografías del trabajo de la ceramista Antonia Palau, realizado durante cinco años de investigación con esmaltes cristalinos, cuyas magníficas cristalizaciones han sido recogidas en el citado video. En dicho documental, se pudieron contemplar esas imágenes acompañadas de música, con un resultado espectacular. Antonia Palau fue explicando a los asistentes cómo logra llevar a cabo estos trabajos de artesanía que transportan a un jardín botánico mineral. Posteriormente, Cristina Lacasa ofreció un recital de poesía, en primer lugar de los diez poemas que aparecen en el citado libro y que están inspirados en los colores y formas de los cristales que crea Antonia Palau. Además de los poemas que se incluyen en ese magnífico trabajo presentado en Ballobar, esta poetisa, muy vinculada a esta localidad, recitó algunos poemas de su vasta obra literaria, entusiasmando una vez más a sus paisanos,que agradecieron su intervención con numerosos aplausos.- Javier Foncillas. (Diario AltoAragón).



Detalles de JARDÍN MINERAL - V
http://www.antoniapalau.com/


ALQUIMIA


En el silencio cósmico,
donde sólo el girar de las esferas
es pauta y pentagrama,
se eleva vehemente
toda una sinfonía de colores,
que el fuego despertó y la luz dispuso
en singulares y armoniosos haces.
Son telegramas rutilantes, vienen
desde remotos púlsares
y ya cerca reciben del relámpago
su sorprendente impulso,
si bien su intensidad perdura, emana
desde una fuente de neutrones y arde
como la vida tiene por costumbre.
Ardiendo es como quedan dibujadas
estructuras insólitas
y volúmenes mágicos.
Tiene el silencio rostro zodiacal
y conoce el milagro de la alquimia,
creando sin cesar formas y arcángeles
de alas incandescentes,
galaxias y universos
dentro de otro Universo.
Los colores triunfales y sus músicas
nos rompen con su dardo
sutil todas las cuentas.
El plomo gris ya es oro, el gran prodigio,
no sólo en los hallazgos asombrosos
que los ojos descubren,
también en nuestro mundo interior
se refleja un gorjeo
de pájaros supremos,
que es el lenguaje de los dioses y hablan
el más perfecto idioma: el del amor,
base de todo cuanto existe y único
que salvar puede al mundo.

Fragmentos del libro: JARDIN MINERAL V
Cristales y poemas
Cristina Lacasa - Antònia Palau Casañé

www.antoniapalau.com


EL FUEGO AZUL


Desde el cobalto al índigo ascendiendo
desparramas tu aroma y el prodigio
de singular belleza de tus pétalos
amorosos, caricias prodigando
en el alma, cautiva de tu música;
muestras flautas celestes, el encanto
de tu cuerpo sutil, en curvatura
hacia divinas órbitas y vienes
a impartir en mi vida el fuego azul
de todos los Arcángeles unidos.


Fragmentos del libro: JARDIN MINERAL V
Cristales y poemas
Cristina Lacasa - Antònia Palau Casañé



"Busco la rosa inédita
que custodia el instante intemporal."
Cristina Lacasa


UNA EXPLOSIÓN DE AMOR


Una explosión de amor hirió mi pecho
y arrebatado por la regia llama,
pidió ayuda y la obtuvo de los verdes
prados, ricos viveros de esmeraldas.
El estallido fue entonces de aromas,
una bandera ungida de esperanza
de que el amor amor es un altar,
donde velando oficia su palabra
sin sombras, y es del sol espejo nítido,
un paraíso de ternura cándida
cuajado de las gemas de la dicha,
un resplandor en estallido de alas.

Fragmentos del libro: JARDIN MINERAL V
Cristales y poemas
Cristina Lacasa - Antònia Palau Casañé

SEIS VOCES QUE HAN PEDIDO PUERTA Y ECO Relatos cortos


"Cada realidad
lleva germen de mito y de ala"

Cristina Lacasa

Relatos:
  • Manuel: un minero español. (A Santiago Pérez Legasa)
  • El quinto elemento. (A Peggy von Mayer Chaves)
  • El pequeño viaje de los sábados. (A M.ª Pilar Pocino)
  • Amado-amante. (A Candelas Gala)
  • Obra artística y vida en dos etapas. (Para Antonieta Aguiló. Recordando a Vicente)
  • Sariñena. (A J. Antonio Gascón Sánchez)


Estatua de José Guioni en Sariñena.


"Busco la rosa inédita
que custodia el instante intemporal."

Cristina Lacasa

HAIKUS DE VIDA Y MUERTE (José M. Oxholm)



Este libro póstumo lo dedicó a Cristina del siguiente modo:



"dedicado a Cristina Lacasa, amiga del alma, poeta de todos los tiempos"
José M. Oxholm
Albion, Michigan
29 de septiembre de 2003

Portada del libro de haikus del poeta puertorriqueño José M. Oxholm (desaparecido en el año 2004) y creador y director de la revista de poesía PUERTO NORTE Y SUR, que publicó durante más de veinte años. Asimismo, ha sido creador de un "bosque poético", en el que plantó diversos árboles asignando a cada uno el nombre de un poeta, que figura en una placa. En la misma también se incluye un breve poema que en la del árbol correspondiente a Cristina es el siguiente:


"El silencio es un álamo en la tarde,
un polen planetario y germinante."
Cristina Lacasa.



José M. Oxholm

Fragmentos de la carta de Cristina Lacasa a su árbol:

"Querido hermano árbol:
...Sé que sobre tu corteza fraternal está grabado mi nombre. Y que me esperas... Y tú no has recibido mi obligada visita ni tu tronco mi abrazo. Ni mis manos, tan dispuestas, te han acariciado, ni mis labios te han ofrecido un tierno beso, al tiempo que susurraba sobre tus poros arbóreos (tus oídos) cariñosas expresiones.

Habrás de perdonarme que no haya viajado hasta llegar a ti. No es por desvío, sino porque mi destino suele arrojar ante mis pasos porfiados obstáculos, que me impiden a menudo realizar algún sueño.

Pero, amigo mío, existe la comunicación en distintos estratos del aura que nos envuelve como seres vivientes, y de la más amplia, de nuestro planeta e, incluso, de la que da escolta a la inmensidad cósmica. Y el pensamiento viaja a mayor velocidad que la luz. Pienso en ti y ya estoy contigo.

Muchas madrugadas contemplo el Lucero del Alba, tan entrañable para mí. Ambos habitamos en el hemisferio Norte y, por tanto, ambos podemos verlo. A él le facillito el primer mensaje del día para ti. Luego al Sol, al viento, al oleaje de los océanos... a la enigmática Luna, a los pájaros que emigran, a las nubes... Franqueo después otros desfiladeros estelares y llego hasta ti rompiendo la barrera del tiempo.

Así pues, árbol mío, hermano lejano en el espacio pero muy entrañado en el latido que todavía me sostiene, recibe mi homenaje más ferviente y mi abrazo poético y fraterno, que nos funde a los dos, mínimas partículas interpenetrándose, henchidas de vida y sentimientos, en la Conciencia del Universo."

Cristina.


Absurda angustia.
"Ayer" murió temprano,
el "hoy" se trunca.

José M. Oxholm.



A Cristina Lacasa le asignó el árbol de la fotografía.
Albion, Michigan, (Estados Unidos)


En su obra "Afino Cuerdas De Otoño", José M. Oxholm dedicó a Cristina Lacasa el siguiente poema:

IX

(A Cristina Lacasa)

Que no acabe la danza, pero acaba.
Por qué no te quedaste, primavera,
con tus pálidos verdes de primera,
con tu encendido junio, mar sin traba?
Se nos cierran las puertas sin aldaba.
Despierta la inquietud de la trinchera,
(pasajeros los astros sin frontera)
danza incompleta que la noche graba.
No me digas de danza lastimera
si reverdece otoño en el plantío
de cosmo, girasoles, yerbabuena.
No me digas, amor. Hay sol afuera.
La mañana diamantes en rocio.
Guareceré en tu pecho aquella pena.


José M. Oxholm

Website de Judith Oxholm dedicado a
su padre, José M. Oxholm:
http://members.tripod.com/~blueflower/index2.htm


GLI ARDENTI ENIGMI (Los candentes enigmas).


Portada de la antología bilingüe (italiano-español). 2003.



Cristina Lacasa

Traductor: Emilio Coco

THE FEMINIST ENCYCLOPEDIA OF SPANISH LITERATURE

Portada de "THE FEMINIST ENCYCLOPEDIA OF SPANISH LITERATURE", editada por Janet Pérez y Maureen Ihrie, Greenwood Press, Westport, Connecticut, London en 2002 (Department of Romance Languages, Wake Forest University, North Carolina, EE.UU.).



Lacasa, Cristina


A University of Barcelona graduate with a degree in psychology, Cristina Lacasa has published poetry collections and short stories, collaborated in journals and magazines, and been awarded several literary prizes. In “Mapa natal” (1964; Natal Map, from Con el sudor alzado [With Raised Sweat]) we learn that Lacasa was born under the sign of Taurus. Like the bull, Lacasa approaches life with pride and, like the bull, loses the battle against time and death. The allusion to immolation in the Taurus sign (as in the myth of Mithras and in the Spanish bullfight) is also suggested by the poet’s own name, Cristina (feminine form of Cristo or Christ), who as a woman wonders if her destiny may be to exchange Eve’s apple of the Fall for the rainbow of redemption. This early attention to the meaning of her name marks Lacasa’s poetry with a sense of mission.

Her early works such as La voz oculta (1953; The Hidden Voice) echo the Platonic view of romantic poets like Gustavo Adolfo *Becquer (1836—1870). For the young poet, the world, particularly as it encompasses modem technology and urbanization, is a space of confusion where she seeks the light of salvation in the sun, her “Platonic lover,” but is constantly disappointed because it is unreachable. When she looks into water for answers, its reflections frustrate her attempt to reach the light. As the seven stanzas of “Soy” (1 Exist) indicate, the speaker perceives herself as a minute, insignificant being with no control over her life. The four sections of Los brazos en estela (1958; Arms in Wake) trace the speaker’s personal and artistic journey, beginning with “The Lily,” symbolizing the purity of childhood, “The Quest,”“The Wound,” and “The Cross.” As her name Cristina signals, she models her womanly and poetic quest on Christ’s passion on the cross, where the lily joins the thorns of cruelty and Christ’s healing hands are punctured by nails. Lacasa’s poetic speaker views life and writing as balancing acts between life and death. The sense of Christian mission takes a social direction in Con el sudor alzado. Due to oppressive working conditions, the Eucharistic meaning of bread is lost because earning it implies the exploitation of human lives. While she champions social justice, the poet feels imprisoned within “the hermetic capsule of the letters.” However, she persists in her social denunciation. In the much denser and longer poems of Encender los olivos como lámparas (1969; Lighting Olive Trees Like Lamps), she opposes greedy capitalisrn and war while trying to establish what she calls “the structures for Harmony.”

In a later poetry collection, En un plural designio (1983; In a Plural Design), the speaker’s mission for peace and justice fuses with a cali to respect the world’s diversity. This book is dedicated to alI the children who do not enjoy the most essential human rights. The poems in Ramas de la esperanza (Poemas ecológicos) (1984; Branches of Hope [Ecological Poemsj) focus on ecology in a language that mixes baroque elements with terms from the sciences, astrology, and a sort of new-wave thinking. In Opalos del instante (1982; Opals of the lnstant), the speaker readdresses her concerns to the cosmic level, as was characteristic of her earlier poetry. Faced with temporal destruction, she concentrates on the instant as an “opal,” an iridescent, rainbowlike gem in which ah life-filled connotations of the Sun are represented. In her search for wholeness, she revisits her childhood, the paradisiacal moment when the eyes/lips open to the purity of all colors. The sea is perhaps the major presence in the speaker’s life, for the water’s constant movement replicates her tenacious hope that things will return, that nothing ends completely. The sensorial dialogue with the surrounding world filtered through the speaker’s heart finds a balance in her blood and tongue, that is, in her word. However, in this search for wholeness, the speaker, a middle-aged woman, realizes that her possibilities are limited. If in her earlier experience social repression reduced her voice to a “whisper,” her words now he protected among leaves of a book that almost no one will ever read. As she explains in ”The Poet,” she is “the” generic poet merely surviving in the Third World. While she would like to alleviate the suffering of the oppressed and open human horizons to other levels of existence, her voice is not heard because her paradigms do not conform to the rigid rules of the world. The poet lacks status in the socioeconomic world.

Pleamar del silencio (1990; Hightide of Silence) is dedicated to her parents. Vicente, the father, appears as the ultimate provider of safety and love, while María, the mother, is an all-sensorial creature in communion with surrounding nature. Identified mostly by her singing, the mother is the voice of nature, which the speaker wants to recapture. The meeting of both parents is seen as an epiphany, a confluence of two stars in the cosmos. Being TWO, her parents lived as ONE; hence, they represent the unity and wholeness that Lacasa has sought throughout her writings. See also Short Fiction by Women Writers: 1900—1975


Work by


  • Antología poética 1953—1976. Lérida: Instituto de Estudios Ilerdenses, 1977.
  • Los caballos sin brida. Lérida: Dilagro, 1981.
  • En el centro del arco iris. Relatos. Lleida: Larrosa, 1986.
  • En un plural designio. Cuenca: Col. El toro de barro, 1983.
  • Jinetes sin caballo. Barcelona: Ambiro literario, 1979.
  • Mientras crecen las aguas (Antología poética 1953— 1976). Lérida: Instituto de Estudios Ilerdenses, 1977.
  • Opalos del instante. Madrid: Adonais, 1982.
  • Pleamar del silencio. Madrid: Torremozas, 1990.
  • Ramas de la esperanza (Poemas ecológicos). Lérida: Dilagro, 1984.
  • Sin lastre en la cascada (Tres laderas de un pálpito). Lérida: Dilagro, 1995.
  • El viaje. Málaga: Col. Corona del Sur, 1981.

Candelas Gala

LA INFINITUD DEL PÉTALO


Meditadora de la portada: Rosa Mari Martínez.


Cristina Lacasa en el acto de presentación de su libro "La infinitud del pétalo", en la Biblioteca Pública de Lérida, en el que intervinieron la catedrática Dra. María Terrades, el editor Sr. Pagés, y el profesor de Filosofía, Dr. Juan Manuel Bueno (2002).

EL HOMBRE Y LA MUJER

"El género está en todo; todo tiene sus principios masculino y femenino, el género se manifiesta en todos los planos"
HERMES. El Kybalion.


Nací mujer, soy femenina y tierna;
soy ánfora y soy lumbre, llevo en mí
el principio divino de crear.

Con la tierra comparto
su barro primordial, germinativo.
Milenios y milenios se acumulan
en mi pecho nutricio y en mi vientre.
Y en mí también se alberga, vigorosa,
una porción de signo varonil,
que complementa mi perfil humano.

El hombre y su simiente son potencia
en busca de ser tronco, en la legítima
repoblación del tiempo y del espacio.
Quiere siempre sembrar el hombre y siembra;
y halla su beso pleno, enardecido,
la respuesta; fragmento necesario,
lo femenino integra su estructura.

El hombre y la mujer,
más allá de la química y del sexo,
somos sagrado género, suprema
correspondencia, dual peregrinaje,
el yang y el yin vibrando, una espiral
de gracia, donde oficia el Universo.

Cristina Lacasa



HACIA LA ESTRELLA

Voy desde el Polo Norte, como un dardo
a la Antártida, Polo Sur remoto,
y el hielo es hielo siempre, en ambos polos,
que se atraen, nutriéndose de opuestos;
alto y bajo, oscuridad y luz,
grande y pequeño, bueno y malo a escala,
en que la gradación va desde el odio
al amor, consiguiendo innumerables
matices en el viaje, hacia un extremo
o hacia el otro, la danza de corpúsculos
semejante a la danza de las horas,
a la de los inviernos y veranos,
a la que llameantes soles brindan.


Y yo, como un corpúsculo o un sol,
me polarizo, viro, busco el eje
en que pueda girar hacia el coraje,
el amor y su fuente de esperanza;
dejando atrás los nudos y los grados
que podían atarme al miedo, al odio
a su polo de leyes foscas, cuando
sólo acudo al reclamo de la Ley,
a la que ardientes soles reverencian.
Cambio de grado siempre hacia esa Llama,
transmutando palabra, acción, idea,
inserta en el principio
de la polaridad. Tiende hacia el polo
positivo la ruta, conduciendo
hacia arriba, a la estrella,
sin dejar de pisar la tierra grávida.


Tras peces, mariposas, dinosaurios,
entre vahos y aromas de florestas,
me alojo en pulso humano, me dispongo
a ganar el umbral celeste, escalo
los angélicos mundos con denuedo.


Desde eones de Tiempo, sometida
al rigor de una arcaica filogénesis,
mágicamente asumo una estatura
que me aproxima hacia la meta, siempre
luz y más luz polar.

Fragmento de: "LA INFINITUD DEL PÉTALO"

"La infinitud del pétalo posibilita el diálogo con ese universo interior, donde los polos opuestos se armonizan según las Ley Universal del Amor."

"Para leer los poemas de Cristina Lacasa, hay que tender las antenas del alma, escuchar la voz del "misterium tremendum", y así entrar en sintonía con su espíritu selecto que nos va llenando de la mano hacia regiones ignotas pero presentidas (...)"

"Este libro de Cristina, nos quema con su fuego interior, nos ofrece un camino y una respuesta a las eternas preguntas: ¿De dónde vengo? ¿Adónde voy?

"Hacia el sol, hacia un polen celestial,
explorando el Camino, peregrina
en pos de una señal definitiva." (Fragmento).



M.L. Peggy von Mayer, Filóloga.

Catedrática de la Universidad de Costa Rica.



Todo es dual; todo tiene polos; todo tiene su par de opuestos; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado."
HERMES, El Kybalion


ANTOLOGÍA DE LA POESÍA CÓSMICA DE CRISTINA LACASA


DE SÉNECA A LACASA........."Cuando se eleva mi mente (confiesa Séneca a Sereno), por la grandeza de sus sentimientos, deviene ambiciosa de palabras y pretende alcanzar esta inspiración superior con su lenguaje, produciendo un estilo que se adapta a lo sobrecogedor del asunto. Entonces me olvido de mis reglas y principios de prudencia y me dejo conducir al espacio por una voz que ya no es la mía.-- Cristina Lacasa en su poema "Entre muros" de su libro "Con el sudor alzado", al igual que Séneca, confiesa su pasividad ante la compulsión poética:

Fredo Arias de la Canal


Me gano el pan, la sal y hasta este verso
con un sudor heroico; en la frente
desembloca su río. Vedlo, vedlo
fluir mientras construyo esta frutal
palabra con mi sangre...
Si me asomo
a la ventana a veces, he de hacerlo
empujada; la sal el pan el verso
me requieren, me ordenan, se me llevan
muros adentro (corazón adentro
el poema).
....... Y el verso, que me pide
también muros de sangre, lucha, tiempo
de latido; me esposa, me retiene
en su cápsula hermética de letras.


"Busco la rosa inédita
que custodia el instante intemporal."
Cristina Lacasa

ANTOLOGÍA DE LA POESÍA FEMENINA DE ESPAÑA EN EL SIGLO XX

Portada de la ANTOLOGÍA DE LA POESÍA FEMENINA DE ESPAÑA EN EL SIGLO XX, en la que se encuentra incluida Cristina Lacasa con bastantes de sus poemas, traducidos al chino, por el catedrático de Lenguas Occidentales de la Universidad de Pekín, el Dr. Zhao Zhenjiang.


Cristina Lacasa con el Catedrático de Lenguas Occidentales de la Universidad de Pekín, que ha traducido al chino sus poemas, Dr. Zhao Zhenjiang. Con ellos aparece Dharma.



Arriba: Cristina Lacasa y el Dr. Zhao Zhenjiang en La Seo Antigua (la Seu Vella). Lérida.

Izquierda: Artículo sobre Cristina Lacasa publicado en la prensa china.








DEL ARCÓN OLVIDADO Y DE OTRAS HUELLAS

Pintura de las cubiertas: Elías Domingo i Mir

CONCIENCIA DE UNIDAD
A Saturnino Torra Palá.

Me encontré con mi alma, ya lo he dicho.
Con todos esos cuerpos de energía
más sutil, en que viven tantos ángeles
dispuestos a imantarse a nuestro toque
de admisión a su mundo.

Son capas cenitales
esos llamados cuerpos,
que cubren nuestro cuerpo base, el centro
de las operaciones del destino.

Cuando el cuerpo causal da sus señales,
el cuerpo base pule desniveles
y se acerca al fulgor de lo indecible.

Ni el tú ni el yo, lo múltiple y diverso
es unidad, con luz reverberante.
Es paradigma de lo eterno
esa fulguración.
Desde mi nacimiento,
entre códices, brumas y quebrantos,
busco la rosa inédita
que custodia el instante intemporal.

(Del libro "DEL ARCÓN OLVIDADO Y DE OTRAS HUELLAS").

UNITY CONSCIOUSNESS

To Saturnino Torra Palá.


I met my soul, I have already said so.
All those bodies with more subtle
energy, in which so many angels live
ready to join in with our call
to enter their world.

They are uppermost
those so called bodies,
which cover our base body, the framework
that guides our destiny.


When the causal body gives off its signals,
the base body gets rid of differences
and gets us nearer to an indescribable brightness.


Neither you nor I, the multiple and diverse

is unity, with reverberant light.
It is a reflection of the eternal
that brightness.
From my birth,
among codices, mists and pains,
I have been searching for the unique rose that guards the timeless instant.

(From the book “ABOUT THE FORGOTTEN ARK AND OTHER TRACES”)



"Aunque es imposible -dada la amplitud de sus motivaciones- retratar la poesía de Cristina Lacasa en una sola y breve frase que busque definir lo esencial y diferenciador de su obra, tal vez resulte adecuado afirmar que la creación poética de esta singularísima escritora apunta a una aprehensión globalizadora, holística y plena de interconexiones con respecto al mundo y a la existencia........Poesía hondamente filosófica, crítica, denunciante y hurgadora en todas las llagas posibles, aunque rebosa deleite y fruición con las pequeñas maravillas de la vida y de la naturaleza, de los sentimientos y de las emociones humanas..."



Myriam Bustos Arratia

filóloga y escritora
(Costa Rica)




Ilustración de Josefina Maynadé

SIN LASTRE EN LA CASCADA (Tres laderas de un pálpito)

Contraportada de SIN LASTRE EN LA CASCADA



"Intenté protegerte, invalidar tu sentencia de muerte."

CADA ÁRBOL UN MIEMBRO DE LA ORQUESTA

Las hojas de los árboles son alas
en vuelo clorofílico,
Son ángeles guardianes amparando
a todo cuanto late.

Cada árbol es un miembro de la orquesta
de la Naturaleza, donde juego
un pequeño papel. Es mi instrumento
esta voz que repite, leitmotiv,
que el amor es palabra, pensamiento
y la mano que actúa en consecuencia.


EVERY TREE A MEMBER OF THE ORCHESTRA

The leaves of the trees are wings
in chlorophyllous flight.
They are guardian angels, sheltering
all that beats.

Every tree is a member of the orchestra
of nature, where I play
a small part. It is my instrument
this voice that repeats, leitmotiv,
that love is word, thought
and the hand that acts consequently.


(Autora de la traducción al inglés: Ángeles Pérez Arjona)


EL RUISEÑOR
A Isabel Piqué


Todas las noches del verano, amante,
un ruiseñor cantando a su pareja
me ha acompañado con tesón.

Un diamante con plumas, diminuto,
pero potente en su misión sonora,
un Hércules del canto y del amor.

Su musical entrega es un pasaje
para embarcarse en astronave onírica
y recorrer encuadres zodiacales
bajo un palio de pétalos de luz.

Él había anidado entre los árboles
y vertía hacia el mundo aquella mónada
que le configuraba a él y a todos
indivisiblemente
pero en diversidad, múltiples formas
portando chispas de una misma antorcha.

Como un sol penetrante y mitológico
tomó al asalto y desveló mi núcleo,
vinculando una a una mis estancias,
y desveló a mi ruiseñor interno
que estaba sesteando. Ya otras veces
se había despertado ante las olas
del mar, con el fulgor de las esferas,
entre huestes arbóreas, ungiéndome
con la irisada fuente en que su nombre
y su destino alcanza el arco iris.
Ahora ya sé que el ruiseñor está
siempre en mi centro último y despierta
si le permito ser uno conmigo.

(Del libro "Sin lastre en la cascada")